Páginas vistas en total

martes, 1 de agosto de 2017

La manipulacion de la informacion en España sobre lo que esta sucediendo en Venezuela

La foto de un atentado terrorista en Caracas que convierte en represor a la víctima
La mayor parte de los medios de comunicación españoles han utilizado la violencia durante la jornada electoral en Venezuela para cargar contra "la represión del régimen de Maduro", a pesar de que se trataba de ataques de los grupos de encapuchados que colaboran con las marchas opositoras.
Las llamas rodean a varios policías tras el atentado de este domingo. - REUTERS
Este domingo fueron las elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente en Venezuela. Entre las numerosas acciones violentas de la oposición que intentó boicotear las votaciones destacó una bomba incendiaria detonada al paso de varios efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en Caracas. Una explosión que provoca siete agentes heridos y que nadie hubiera dudado en calificar de atentado terrorista en cualquier lugar del mundo.
Pero en los medios españoles, en plena campaña contra el gobierno de Maduro, hasta el punto de que llevan semanas silenciando las acciones terroristas de los manifestantes opositores, incluidos los asesinatos de simpatizantes del gobierno que han sido quemado vivos, convierten la espectacular foto del atentado en una acusación de represión contra el gobierno.
Es el mundo al revés, el gobierno que convoca unas elecciones es acusado de dictador y la foto de un atentado terrorista contra él se presenta en portada de periódicos como la prueba de su represión.
Repasemos los ejemplos de las portadas de la prensa escrita en España:


Portada ABC

ABC:

“Maduro encubre con violencia y represión el fracaso de su constituyente”

Portada El Mundo

El Mundo:


“Maduro perpetra su golpe”

Portada La Razón


La Razón:

“Baño de sangre en el 'Madurazo'”

Portada La Voz de Galicia

La Voz de Galicia:


“La votación golpista de Maduro desata la violencia en Venezuela”


Portada Heraldo de Aragón

Heraldo de Aragón:


“Maduro reprime el boicot electoral de la oposición”


Portada El Norte de Castilla

El Norte de Castilla:



El pie de la foto ignora que es un atentado con la policía y que fueron heridos siete de ellos, se limita a decir que pasaban por allí.
“Policías motorizados pasan al lado de una explosión en Caracas”

Los agentes de policías de un gobierno legítimo sufren un atentado con bomba y la prensa española lleva la foto a la portada para hablar de “violencia y represión” del gobierno, “baño de sangre” provocado por el presidente, las votaciones son “votación golpista” y “desata la violencia”. Y la policía no sufre un atentado, simplemente pasó por al lado de una explosión. Hemos llegado al punto en que acercarse a un quiosco de prensa es alejarse de la verdad de lo que sucede en el mundo.

jueves, 27 de julio de 2017

El arrecife secreto de Cuba

sábado, 8 de julio de 2017

Làzaro Junco, un grande del beisbol cubano


Lázaro Junco: «Quisieron destruirme y me robé el show»

Lázaro Junco

Por: Boris Luis Cabrera
En estos tiempos, cuando se habla del número 32 de Matanzas, la gran mayoría de los aficionados piensa en el señor Víctor Mesa o en su hijo Víctor Víctor, pero la realidad es que ese número memorable hace años debería estar retirado de las camisetas yumurinas y ondeando en lo más alto del Victoria de Girón, es el que llevaba Lázaro Junco en su espalda, el más grande de todos los jonroneros de esa tierra y el primero en Cuba en alcanzar la cifra de 400 vuelacercas.
Está al otro lado de la línea telefónica, el diez veces líder jonronero en nuestras series nacionales, el que tiene la tercera mejor frecuencia de jonrones en nuestras lides (14.27), solo superado por Romelio Martínez (12.84) y Orestes Kindelan (13.32), el hombre que jamás se sonrió en el terreno, el que soportó callado colosales injusticias, el que se batió con los absurdos demonios de su época, el callado, el introvertido que siempre respondía a necios y ordinarios directivos con largos cuadrangulares, el gigante de Limonar.

Esta vez ya no tiene el bate en la mano, pero sigue dando aquellos batazos enormes por encima del techo del estadio, con su verbo y su tremenda humildad. Está al otro lado de la línea telefónica y no tiembla cuando nos abre, para Play- Off Magazine, el preciado cofre donde guarda sus verdades.

¿Qué estás haciendo ahora?

Actualmente estoy trabajando en la EIDE de Matanzas, llevo 18 años con los muchachos del Sub-15. Estamos pasando muchas necesidades con los implementos, con las pelotas, con los bates… Gracias a los padres, que ayudan bastante, de lo contrario el trabajo sería imposible, eso es aquí en la EIDE, que es el centro de alto rendimiento, no quisiera ver en otros lugares, en los municipios, que queda para ellos. Yo siempre lo digo en todas las reuniones, se lo digo a los dirigentes deportivos, a Carlos Loyd, a Barroso, a todo el que me encuentre yo se lo digo. Cada vez que veo en la televisión a esos “señores” que dirigen el béisbol culpando a la base, a mí me duele, porque nunca ellos vienen a la base y nunca hacen nada por la base, son como Poncio Pilatos, se lavan las manos, la base paga por todo, y las cosas hay que decirlas, alguien tiene que decirlas. Estuve mucho tiempo callándome las cosas, por respeto, por mi forma de ser, pero ahora, las tengo que decir. Llevo aquí 18 años trabajando y nunca les han dado un módulo deportivo a los entrenadores, yo mismo me he quedado sin traje para practicar, solo los que me han regalado algunos amigos, de lo contrario, tendría que ir con un pitusa y un pulóver a entrenar a los muchachos. De aquí han salido muchos prospectos, pero las situaciones que hemos tenido con las nuevas direcciones del equipo grande y el hecho que otros han abandonado el país, más el problema de la emigración de peloteros de otras provincias, han cortado bastante el desarrollo de esos muchachos, es un dolor que tenemos aquí en la provincia, dolor que se va a ver ahora, se buscó un campeonato que nunca se ganó y se cortó el desarrollo de nuestros peloteros, los de la provincia. Si no se toman medidas vamos a pasar otra vez por una debacle.

¿Crees entonces que la idea de Víctor Mesa de importar peloteros fue un error?

Sí lo fue, eso ha dañado bastante, tú no puedes traer peloteros de otras provincias, veteranos, peloteros con 40 o 35 años, que están decayendo en su curva de rendimiento, y el muchacho de 20 años, en pleno desarrollo, en curva ascendente, en el banco, sin poder desarrollarse, se nos troncha. Eso es lo que va a pasar en la provincia, ojalá que me equivoque, que Matanzas sea campeón, pero lo veo muy difícil. En el Sub-23 puedes ver buenos peloteros, con buen físico, con buenas habilidades, pero les falta juego, han perdido dos, tres años, y eso a esas edades duele, lo vamos a lamentar.

Según tu visión personal, y aprovechando el tema, cuando el equipo Industriales venga a jugar a Matanzas y Víctor Mesa salga al terreno, ¿qué hará el público: le chiflará o aplaudirá?

Yo creo que, en general, le van a chiflar. Los mismos que simpatizaban con él están dolidos al verlo dirigir a otro equipo, porque él dijo aquí que iba a descansar, lo toman como una traición y le van a chiflar. Siempre hay gente en contra y gente a favor, pero estoy seguro que si hacemos una encuesta en la provincia ahora mismo, va a tener más detractores que gente a su favor.

Por tus estadísticas y actitud en el terreno de juego a través de toda tu carrera deportiva, tienes méritos más que suficientes para ser un futuro Salón de la Fama. ¿Sientes que te tratan como tal? ¿Te atienden como tú te mereces?

Lázaro Junco
«Nunca he estado mencionándole a nadie mis resultados deportivos, pero de un tiempo acá he tenido que empezar a recordárselos a alguna gente». FOTO: Tomada de Swing Completo

Nunca he estado mencionándole a nadie mis resultados deportivos, pero de un tiempo acá he tenido que empezar a recordárselos a alguna gente. Hace unos días estaban hablando de los mayores jonroneros en televisión, se hablaba de Muñoz, de Cheito, de Kindelán, de todo el mundo, y a mí me saltan, no me mencionan, mi familia me pregunta si mis jonrones no valían. Pero tengo a mi favor algo muy grande, donde quiera que voy los niños me quieren, las personas mayores me quieren, todo el mundo me quiere, donde quiera que voy, en cualquier provincia, la gente me lo hace saber y eso me reconforta mucho. No sé si en un futuro me seleccionen para el Salón de la Fama, pero sí te digo que, desde ya, me siento miembro de ese salón, tengo el cariño del pueblo y mis méritos, y con eso me basta, ese es mi orgullo hasta que me muera. Por otra parte, sí te digo la verdad, la atención conmigo, desde que me retiré es cero, lo mismo la comisión nacional, que provincial, que municipal. La única persona que se preocupa por mí es una señora que atiende los atletas retirados aquí en Limonar que se llama Adela Viera, que viene aquí el día de los padres y de su bolsillo, me trae algún regalito, siempre algún detallito, se acuerda de mí y lucha por mí, pero es aquí en Limonar y es ella sola.

¿Por qué a un slugger de tu categoría le era tan difícil hacer el equipo nacional? ¿Crees que fueron injustos contigo la mayoría de las veces?

Sí fueron injustos conmigo. Cuando la época de Serbio Borges y Miguelito Valdés, le preguntaron a Serbio por qué yo no estaba en la preselección y él dijo con estas palabras: “Él no está en los planes de la preselección durante este quinquenio”, o sea, durante cinco años rindiera lo que rindiera yo no estaba en los planes. Otros me decían que era por mi carácter, por mi seriedad, pero es que a mí siempre me enseñaron que el béisbol es una cosa seria. Nunca me reí cuando di un jonrón; cuando el lanzador me ponchaba no se reía, así que cómo me voy a reír si le doy un jonrón. Otros decían que era un jugador apático, pero ¿cómo puede ser apático un jugador que se roba más de 100 bases y lo capturan en 30? Mi familia siempre me lo dijo, si yo hubiera dado todos esos jonrones con el equipo Industriales, si me hubiera quedado en La Habana cuando estudiaba en la escuela de Química, como ellos me dijeron, la historia hubiera sido otra, ellos me lo dicen, yo me molesto con eso, pero me tengo que callar y darle la razón.

¿Alguna vez recibiste ofertas para jugar béisbol profesional, para abandonar el país?

Al principio, cuando comencé, en una gira que tuvimos por México, me hicieron dos ofertas, una para Philadelphia y otra para los Padres de San Diego, pero yo era muy joven y aquellos tiempos eran muy diferentes a estos que estamos viviendo. Después de aquello estuve recibiendo ofertas muchas veces, durante algunos años, constantemente. Una vez conocí al famoso Joe Cuba, él nos hizo una de las ofertas más fuertes durante un evento internacional.

¿Por qué nunca aceptaste?

Porque en aquel momento nunca me pasó por la mente. La situación de nuestro país era muy diferente, no había las necesidades que hay ahora, en los años 80 la cosa era distinta, con 20 pesos tú resolvías los problemas, ahora con mil no los resuelves. La mentalidad del cubano, en general, era otra. Prácticamente nadie emigraba, en ningún deporte, eso empezó a ocurrir después del Periodo Especial, con la crisis económica. Ahora la juventud tiene la mente más abierta.

¿Te arrepientes de no haber aceptado una propuesta de aquellas?

Te voy a decir la verdad: arrepentido no me siento, pero si me hubiera pasado en este momento, sí la hubiera aceptado. Bajo estas condiciones sí la acepto, pero en aquel momento, bajo aquellas circunstancias, no me arrepiento. Quiero aclararle a la gente que todo el que emigra, todos los peloteros que se van lo hacen por una necesidad económica, no política, para mejorar económicamente, para resolver sus problemas familiares, sus necesidades. Aquí daba pena ver en las condiciones en que vivía Javier Sotomayor, por ejemplo, a unas cuadras de mi casa, siendo ya campeón mundial, cuando vino el sueco amigo de él, saltador de élite también y le dijo “¿Aquí es donde tú vives?”. La verdad es que los cubanos son los mejores deportistas del mundo, los que más hacen con menos, sin condiciones, mira lo que hacen.

¿Por qué te retiras estando en facultad de condiciones?

Yo no me retiré, me retiraron. Yo fui uno de los más de 60 peloteros que retiraron aquella vez, el famoso retiro masivo. Yo estaba en Ecuador jugando un campeonato nacional, allí fui el líder en jonrones, un día llegó un entrenador y me dijo que estaba retirado, me enseña el papel donde lo decía, yo y más de 60 peloteros, al principio no le creí, tuvimos que llamar a La Habana para confirmar la noticia, nadie sabe de dónde vino esa orden, nosotros sacamos conclusiones y pensamos que fue Miguelito Valdez en combinación con Serbio Borges, en aquel momento el director del INDER era Reynaldo, por ahí está la cosa. Yo creo que después de ese retiro masivo, donde la mayoría de nosotros estábamos en plenitud de facultades, el béisbol en Cuba comenzó a decaer, todavía no estaba el relevo garantizado, nosotros aún teníamos buenos números y a muchos los privaron de récords personales. Después de eso me obligaron a jugar la provincial, me dijeron que tenía que ganarme el derecho a estar en la preselección de mi provincia, y yo sin cuidarme, entrenando solo dos días a la semana, di 22 jonrones en 30 juegos y terminé con un average por encima de .400 y, ni siquiera así, me aceptaron en el equipo Matanzas, entonces no era por rendimiento, nadie sabe porqué, no me dieron nunca una explicación. Eso sin contar que el año anterior, en la Serie Nacional, había dado 25 jonrones con .320 de average y más de 70 carreras impulsadas, en Matanzas no había nadie que hiciera eso. Yo pedí solo jugar por mi provincia, que no me importaba hacer equipo Cuba, pero ni eso me dejaron.

Los lectores de Play-Off quieren saber qué paso en el Victoria de Girón cuando llegó la visita de la delegación de las Grandes Ligas y la gente se percató de tu presencia en las gradas, cuando se dieron cuenta de que no estabas invitado al terreno como otras glorias deportivas.

Eso fue una cosa que me dolió mucho. Unos días antes nos avisan que tenemos que llevar a nuestros alumnos ese día para la clínica que iban a dar en el terreno, cuando llegamos solo podían pasar los alumnos con el director del equipo, yo no soy el director, soy solo entrenador, así que me quedé en las gradas, bajo protesta del director del equipo, que insistía en que entrara yo, por respeto, pero no acepté, me quedé en las gradas. Cuando llegó la gente de la comisión nacional, Higinio, Heriberto y compañía, pasaron por delante de mí y ni me miraron, ni me saludaron, pero yo tranquilo, me senté en las gradas como uno más. Al rato pasó por delante de mí un aficionado y me ve allí, entre el público, se sorprende al verme allí y dice que eso no está bien, que allá abajo hay gente con mucho menos historia que yo, que eso no puede ser, entonces se vira para el público y grita: “¿Ustedes saben quién está aquí? El mayor jonronero, el primero que llegó a 400 jonrones, mírenlo aquí sentado y como hay gente allá abajo”, ahí el público se paró para mirarme y empezó a gritar mi nombre, ¡¡¡ Junco, Junco¡¡¡, un compañero que estaba en el terreno empezó a buscarme dentro del público, yo seguía sentado, la gente se separó, abrió un camino delante de mí para que me vieran y él me dice que baje, me llama para el terreno, y te voy a decir la verdad, bajé por el público, por respeto a ellos, no porque él me llamó. Aquello me llenó de un orgullo muy grande, de una satisfacción, te lo digo de todo corazón, al ver que todavía el público me quería, me admiraba, porque para eso vivimos nosotros los deportistas, no para los dirigentes, vivimos para el pueblo.

Entonces bajé, me recibió Joe Torre, me regaló una camisa de la MLB, que la tengo aquí en casa, me empiezan a tirar fotos y hacerme preguntas, no se explicaban cómo no hacia equipo Cuba por mis jonrones, yo evité muchas preguntas, no era el momento, pero lo que sí me dio mucha roña fue que vino Higinio, me pasa la mano por el hombro y me dijo: “Coño mi cuarto bate, no te vimos”, yo le dije: “Ustedes no me vieron porque no quisieron verme, ahora me están viendo porque fue el público quien me llamo”, después vino Heriberto apenado, diciendo lo mismo, “Si ustedes no me quisieron ver, no me quisieron invitar, eso es problema de ustedes, pero ahora me siento con más orgullo porque fue la gente quien me bajó aquí y no ustedes”, le dije. Después de aquello, alguien por ahí, no sé si de la comisión nacional o provincial, alegaba que no me habían invitado a bajar porque yo estaba en short y camiseta, cuando todo el que me conoce sabe que nunca ando así y más, tengo una foto de ese momento, que me la hizo un padre de un alumno y la tengo aquí enmarcada en la casa, donde se ve la ropa que tenía puesta, un pitusa, un pulóver y una gorra. Un señor mayor me dijo una cosa que es cierta “Lázaro, quisieron destruirte y tú te robaste el show, ese día el show no fue Pito Abreu ni Miguel Cabrera, el show fuiste tú, te lo robaste tu”.

¿Alguna anécdota compartiendo con aquellas estrellas?

Bueno, allí estaba en el jardín izquierdo con Puig y Miguel Cabrera, Puig le dijo a Miguel que esos jonroncitos que él daba en la MLB no eran nada comparado con los míos, que yo las sacaba por encima del estadio. Miguel Cabrera dijo que él era fanático a mí, sabía que me decían Niño cuando jugué en Venezuela y que él disfrutaba de mis jonrones.

Aprovechando que estamos hablando de los jugadores de la MLB, ¿Qué me dices de un futuro equipo unificado?

Lázaro Junco
«Yo no me retiré, me retiraron. Yo fui uno de los más de 60 peloteros que retiraron aquella vez, el famoso retiro masivo» FOTO: Tomada de Juventud Rebelde

Sí, yo sí estoy de acuerdo. ¿Sabes por qué? Por el momento que estamos pasando nosotros. Aquellos que están allá se fueron por problemas económicos, en busca de un futuro para ellos y su familia, hay que cambiar la política con respecto al deporte, esos son tan cubanos como nosotros y sus logros son de nosotros también. Hace poco vi una entrevista a Despaigne desde Japón, elogiando a Alexander Guerrero, hablando de Kendry Morales, de todos los cubanos que están bien allá, y esas entrevistas no las pasan aquí, esos cubanos son orgullo para nosotros, donde quiera que estén, son cubanos y hay que tratarlos como tal. ¿Por qué lo hacen los músicos, los actores y los peloteros no? Tenemos que abrirnos en ese sentido porque nos seguiremos quedando atrás y ya estamos bastante lejos de la verdad.

Si volviéramos atrás en el tiempo, ¿qué haría diferente el novato Lázaro Junco en su carrera deportiva o en su vida personal?

Si volviéramos en el tiempo y yo sería novato ahora mismo,cambiaría unas cuantas cosas de mi forma particular, sería más comunicativo con mis compañeros, cambiaría un poco mi carácter que siempre fue demasiado fuerte, mis compañeros de equipo se cohibían mucho para acercarse a mí, me abriría más con mi gente y seguro no me guardaría tanto las cosas como me las guarde durante tantos años, eso me hizo mucho daño, eso me hubiera servido para tener un mayor éxito en el deporte, yo sentía que algunos tenían miedo de corregirme cosas a mí, acercarse a mí, por mi carácter tan serio, trataría también de agradarle  a los jefes, porque si a ellos tú no les agradas, por mucha calidad que tú tengas, si no les caes en gracia, todo es por gusto, así lo viví yo en carne propia por eso cambiaría algunas cosas.

¿Qué opinión tienes de Figueroa al frente del equipo Matanzas? ¿Crees que podrán mantenerse en la élite del béisbol nacional?

Creo que este año, Figueroa tiene muchas cosas buenas pensada con el equipo, desde que estaba aquí con Víctor Mesa, él va a hacer un gran esfuerzo, lo más importante es que está desarrollando muchachos jóvenes, ha rescatado algunas figuras de aquí de la provincia y les está dando confianza, si él logra una buena disciplina, si logra una hermandad, que la gente juegue de conjunto, le va a ir bien.

¿Es una gente que se da a respetar?

Sí, a él lo respetan mucho, a pesar de ser una persona más cautelosa, más afable al llegar a la gente, más ecuánime, impone respeto. Cuando he ido por el terreno, he visto muy buena afinidad de los atletas con él, muy buenas relaciones con él, y cuando existe una buena relación director-atleta, cuando existe confianza, un equipo puede salir adelante, no hace falta humillar, no hace falta ofender, él es un excelente preparador físico y un tremendo estratega, esos muchachos son jóvenes con deseos de llegar, están entrenando fuerte, y la verdad no si este año o el que viene, pero eso dará sus frutos en el futuro. La incógnita es el pitcheo y si este responde, cualquier cosa puede pasar.

sábado, 3 de junio de 2017

Se acabo la fiesta?

Trump propone al Congreso dejar de financiar a la disidencia cubana
El presupuesto federal de U$D 20 millones se envía cada año a grupos afines a Washington para provocar un “cambio de régimen” en el pais.


Gente esperando para entrar en la embajada de EEUU en La Habana, Cuba. REUTERS/Alexandre Meneghini 
Gente esperando para entrar en la embajada de EEUU en La Habana, Cuba. REUTERS/Alexandre Meneghini

Actualizado:


El Presidente Donald Trump se propone dejar de financiar a la disidencia cubana, eliminando del proyecto de presupuesto federal los U$D 20 millones que esta recibía cada año. Lo mismo ocurre con la oposición venezolana, la cual pierde U$D 6,5 millones de financiamiento anual. La medida está “escondida” dentro de los recortes generales dedicados a la “ayuda al desarrollo” de América Latina, los cuales afectan desde el Cono Sur hasta México, país al que se le reducirá a la mitad.

La gran diferencia con el resto de Latinoamérica es que, en los casos de Cuba y Venezuela, esta supuesta “ayuda para el desarrollo” va directamente a manos de la oposición para financiar actividades “en favor de la democracia”. Dicho sin diplomacia, todos esos millones son enviados a grupos afines a Washington para provocar un “cambio de régimen” en los dos países. La eliminación de los fondos marcaría un cambio radical de política respecto a los últimos 60 años.
El Profesor cubano-americano Arturo Lopez-levy, conferencista en Mills College de California y Candidato a Doctor en la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad de Denver, hace notar que la visión del Presidente Trump se distancia del consenso intervencionista de post-guerra y por ende también de los gastos en la llamada "promoción de la democracia", para dedicarse a temas de seguridad más inmediato.

Sin embargo, advierte que se trata solo de una propuesta que aún tiene que ser aprobada por el Congreso, donde el tema Cuba será moneda de cambio de la Administración para negociar con los congresistas cubano-americanos. Agrega que quedan los fondos temáticos regionales de la USAID, desde donde seguramente se destinará algo a la “promoción de la democracia” en Cuba y Venezuela, y en esa agencia ya están posicionados representantes del anticastrismo más radical.

De todas formas, de seguir su curso la propuesta del Presidente Trump, la oposición cubana vería dramáticamente reducidos sus ingresos. Los anticastristas de los EEUU tendrían que luchar por un trozo del pastel de la USAID, la cual tiene un presupuesto mucho más limitado y debe utilizarlo para promover las estrategias estadounidenses en lugares de mucho interés geopolítico como Afganistán, Siria o Libia. Así que los disidentes recibirían muchísimo menos dinero pero todavía suficiente para seguir siendo acusados por el gobierno cubanos de ser “mercenarios al servicio de Washington”.


Capitolio de La Havana, Cuba. REUTERS/Alexandre Meneghini


U$D 20 millones anuales puede parecer mucho dinero pero lo cierto es que a Cuba solo ingresaban unos U$D 4 millones, el resto desaparecía en los bolsillos de los grupos del exilio. Según Pepe Hernández, líder de la anticastrista Fundación Nacional Cubanoamericana, “el 83% del dinero designado para el apoyo a activistas democráticos en Cuba, han sido gastados en Miami o en países extranjeros”. Lo confirmo la Oficina de la Contraloría General (GAO) del Congreso de los EEUU, cuyos investigadores detectaron que una parte de ese dinero se utilizó en comprar en La Florida abrigos de cuero, bombones de las marcas más caras y hasta sierras eléctricas.

A pesar de la pérdida de U$D 16 millones, los 4 restantes siempre crearon gran expectativas entre los líderes de la oposición cubana. El exjefe diplomático de EEUU en la isla, Jonathan Farrar, decía en un cable secreto –revelado por Wikileaks- que la disidencia no trabaja para atraer a la gente, “su mayor esfuerzo se dirige a obtener suficientes recursos para mantener en vida de un día al otro a los principales organizadores y a sus principales seguidores” (1).

El intento del Presidente Trump de dejar a la disidencia cubana sin fondos es la mayor amenaza que esta ha recibido nunca de EEUU. Sin embargo, parece continuidad de la política de Obama, el cual apostó más por los emprendedores que por la oposición tradicional. Tras décadas de un apoyo económico millonario y de un respaldo político absoluto, el resultado es que la disidencia continúa aislada, sin la más mínima influencia social y totalmente paralizada, si descontamos la marcha dominical, de 4 o 5 cuadras, que hacen algunas decenas de Damas de Blanco.

Todavía es demasiado pronto para saber si ese presupuesto se aprobará pero seguramente el anticastrismo interno y externo debe estar preocupado, todas las organizaciones y muchos de los individuos que las integran viven y hacen política, en Cuba y en los EEUU, con esos U$D 20 millones. El gobierno cubano lo llama la “industria de la contrarrevolución” porque para muchos es una forma de vida.

Terminar con este apoyo financiero a la disidencia fue una de las exigencias del Presidente Raúl Castro a Barack Obama en el 2015, cuando reclamó que deben cesar todos “los programas de subversión y desestabilización contra Cuba”. Seguramente no imaginó que sería nada menos que Donald Trump el que propondría al Congreso conceder esa reivindicación de Cuba.

jueves, 1 de junio de 2017

El ejercito secreto de la revolucion cubana conquista Miami

Los juglares del ‘capitalismo’ cubano

Una radio de Miami se vuelca en la música que plasma una nueva mentalidad en la isla
Cubatón
Los dj's Yusnel Pérez y Gladys Carredeguas en la emisora.

Esto es pa los que dicen
que al reguetón le queda poco
ustedes están mal
ustedes están locos
Gente de Zona (oído en Ritmo 95)

Al otro lado de la línea, en La Habana, responde Áxel El Extelar. “Con equis”, subraya con ahínco: “Extelar”. Áxel quiere ser estrella del reguetón.
–¿Qué es Miami para un reguetonero cubano?
–Un sueño –dice–. Muchos solo pensamos en eso. Qué quieres que te diga, todo el reguetón de primera línea está en Miami. Imagínate... Yo tengo la esperanza de conseguirlo.
–En Cuba es difícil.
–Es más incómodo, hay obstáculos. Aquí con una canción puedes conseguir dos o tres trabajos, pero allá pegas una canción y triunfaste.

Pegar. El verbo del reguetón cubano. Pegar una canción es tener un hit. Lo máximo es estar pegao: sonar por todos los lados.

Y la emisora de los pegaos está en Miami. Ritmo 95. Su eslogan: Cubatón y más. El cubatón es la rama cubana del reguetón, la corriente latina que germinó a finales del siglo XX entre Panamá y Puerto Rico tomando elementos del reggae y el dance hall. En Cuba, explican en Ritmo 95, el género incorporó “el sazón”, “la sandunga” de la isla. “El cubatón tiene elementos del guaguancó, de la salsa, de la timba, metales, trombón. Es un sonido diferente, muy alegre”, detalla Jesús Salas, ejecutivo de Spanish Broadcasting System (SBS), un conglomerado radiofónico de Estados Unidos centrado en las audiencias hispanas. SBS detectó el nicho del cubatón y lanzó Ritmo 95 en un dial de Miami que languidecía emitiendo temas pop sin dar beneficios.

Salas, cubanoamericano, lideró en su compañía la apuesta por el cubatón. “Ninguna radio lo estaba poniendo y yo no dejaba de ver que era lo que se escuchaba en las fiestas de mi familia”. Al empezar a pinchar a los nuevos ases de la isla, según los datos del directivo, la emisora brincó de repente de un 1,5% a más de un 4% de share. Ritmo 95 tiene un potencial de emisión limitado al entorno de Miami, pero ahí tiene a sus fieles: en zonas de cubanos como Hialeah.

Los artistas que retransmite la emisora son lo que quisiera ser El Extelar: reguetoneros que brillaron en Cuba y dieron el salto a Miami. Los reyes del género, Gente de Zona –encumbrados con Bailando de Enrique Iglesias–, y otros como Jacob Forever, que destacó con Hasta que se seque el Malecón, Chacal, Osmani García –El Taxi– o Yomil y El Dany, que la semana pasada en la isla se grababan en Facebook presumiendo un abanico de billetes de cien dólares y acaban de anunciar un documental sobre su carrera titulado Cambio, impacto y evolución. Los reguetoneros van y vienen de Cuba a Miami sin barreras. Sus estrellas no esconden la fascinación por la otra orilla.

Estoy en la Yunai-Yunai-Yunai-Yunai
ando en la Yunai-Yunai-Yunai-Yunai
esto es la Yunai-Yunai-Yunai-Yunai
ni bola ni strike, tú andas al fly
Chocolate y Chacal (oído en Ritmo 95)

“La Yunai” es una contracción de United States, también conocidos por los cubanos como La Yuma –se dice que el apodo viene de la película del Oeste 3:10 to Yuma (1957)–. La Yuma, la recurrente Yuma de los cubanos. La de la emigración. La del consumo. La Yuma: manzana prohibida durante las décadas de la Guerra Fría y musa de los ligeros bisnietos del son.

Ponte linda
ponte tu pitusa [jeans]
que nos vamos pa la Yuma
que nos vamos pa la USA
Charanga Habanera y Jacob Forever (oído en Ritmo 95)

Junto al sexo y los romances, el dinero y el consumo son tópicos del cubatón. Entre canciones, en la emisora Ritmo 95 se puede oír un anuncio como este:
–Buenas, señorita, yo quiero comprarme una cadena de esas cubanas, de esas que son gordas que te parten el cuello, pero mi crédito y mi cash son limitados.
–No hay problema, aquí en Five Stars no necesitamos ni tu crédito ni tu cash porque tenemos el mejor financiamiento de toda la Florida.




Las cadenas opulentas son sus medallas. La cultura del bling-bling del hip-hop afroamericano. En el artículo Reguetón: el frijol negro en el arroz blanco. Primeros apuntes para una reconsideración cultural, la investigadora Hazell Santiso indica que el reguetón en Cuba está vinculado a “una representación colectiva en contra de los valores del sistema y que promueve discursos y experiencias desconectados del ethos revolucionario”. El texto Escuchando el cambio, reguetón y realidad cubana de la socióloga y periodista Nora Gámez expone: “El reguetón desafía una ideología oficial que hace constantes llamados al sacrificio, la resistencia y el ahorro. Así, esta música construye un espacio de resistencia en el cual los deseos y valores de la underclass y otros sectores son simbólicamente proyectados y celebrados”. Iván de la Nuez, ensayista, en la revista El Estornudo: “Es el ruido de fondo del millenial criollo, el background musical de una tribu cuyo horizonte está fijado exclusivamente en el siglo XXI. Nada de adentrarse en una hemeroteca o remontarse a un antecedente histórico. Nada de Muro de Berlín ni Guerra Fría. Nada de Vietnam y esos años sesenta del siglo XX en los que la isla se llenaba de intelectuales de todas latitudes, dispuestos a meter baza en aquella utopía cubana contra sus demonios. El reguetón es el grado cero de una catarsis hedonista”.

Salió de rumba, se fue con su amiga
salió, le encanta coger carretera
le gusta la bebida, el jangueo y la música
y la vida buena
Osmani García (oído en Ritmo 95)
[Janguear: andar por ahí con los amigos].

“Osmani se come el escenario”, lo alaba Yusnel Pérez, dj Yus, pinchadiscos de la emisora. A Alexander Delgado, estrella de Gente de Zona, lo llama “el Benny Moré del cubatón”. Al carismático Micha, intéprete de Bla Bla Bla, lo compara con el puertorriqueño Tego Calderón, pionero del género. En Miami, Dj Yus pincha con la bandera de Cuba colgada en la pared.

Tírame un besito loco
pa la cámara
ponme boquita sexy
pa la cámara
que a ti te encanta el flash, flash, flash
Chacal (oído en Ritmo 95)

El cubatón no contiene un átomo de política. Es como la mayoría de Cuba hoy: ¿Pospolítica? ¿Antipolítica? El efecto de medio siglo de percusión ideológica ha sido un discurso hueco como un tambor. “Los artistas cubanos de hoy se han separado de eso”, dice Salas. Ajenos a cualquier idea molesta para el gobierno, los reguetoneros son los príncipes de la farándula cubana y actúan en salas de postín a precios inalcanzables para muchos de sus seguidores locales.

No tengo tiempo para criterios ni ignorantes
estoy puesto para el piste, que es lo más importante
no creo en chismes ni en los comentarios
estamos para hacernos desde Cuba millonarios

Yomil y El Dany (oído en Ritmo 95)
Las puertas de Miami están abiertas para ellos. En noviembre Gente de Zona participó en un concierto de Jennifer López en apoyo de Hillary Clinton. La semana que viene Jacob Forever y Chacal actuarán en el James L. Knight Center, con capacidad para 4.500 espectadores. En los viejos tiempos, los músicos que vivían en Cuba daban con un muro en Miami. No solía haber radio o publicidad para quien no abjurara del castrismo. “A Miami le llamaban el cementerio de los músicos cubanos”, recuerda dj Yus. Hoy, subidos a la ola de los últimos dos años de normalización bilateral entre Cuba y Estados Unidos, viven con un pie a cada lado del Estrecho. “Cuestión de timming”, cierra Salas.

Lo único que sé es que esto se puso bueno
que rico se puso el reguetón
y por Miami la gente diciendo
que me van a firmar por un millón
Jacob Forever (oído en Ritmo 95).

domingo, 21 de mayo de 2017

Operacion Romeo

Haz el amor y no la guerra fría

Markus Wolf pasó a la historia por perfeccionar el uso del sexo en el espionaje. El agente de la Stasi ideó la estrategia Romeo, un cuerpo especial de espías masculinos que sedujeron a las secretarias de la RFA para obtener información

Estrategia Romeo


El ser humano ha usado el sexo como arma de espionaje desde que decidió librar sus diferencias con sus congéneres mediante la guerra. Con el paso de los años, los Gobiernos y sus servicios secretos han ido puliendo el método, pescando a agentes a uno y otro lado de sus fronteras con diversos anzuelos: desde la ideología hasta el dinero, aunque también han abundado los chantajes y las amenazas. Espiar para quién fuese resultaba más apetecible que dar con los huesos en la cárcel o que pagar con la propia vida o la de la familia.

Luego está el amor, pero si lo prefieren lo pueden llamar sexo: ésa era la técnica usada por algunas agencias de inteligencia para ampliar su red de agentes. Las incautas víctimas pasaban a ser espías, muchas veces inconscientemente. Cuando se enteraban de su traición a la patria, ya era tarde, porque el corazón —o el órgano de turno— podía más que la cabeza. Ha habido mujeres que se han acostado con hombres, y viceversa; hombres con hombres; mujeres con mujeres, y cualquier otra relación que se les pase por la mollera. A los espías había que buscarlos dentro de la cama, no debajo de ella.
David Lewis, autor de Sexpionage: The exploitation of sex by Soviet intelligence Hardcover, explicaba en 1976 cómo el KGB entrenaba a agentes para colarse entre las sábanas ajenas. Luego, las víctimas eran fotografiadas en plena faena y extorsionadas: si no colaboraban, su pareja y sus jefes —al frente de embajadas, organismos internacionales y agencias de inteligencia— recibirían unas imágenes subidas de tono. Un método simplón si lo comparamos con el sofisticado plan que llevó a cabo Markus Wolf durante la Guerra Fría: el jefe de los servicios secretos de la Stasi en el extranjero creó un cuerpo especial de espías masculinos para seducir a las secretarias de la República Federal Alemana (RFA), convencido de que algunas tenían acceso a información confidencial tanto de las instituciones como de sus jefes.

El programa o estrategia Romeo respondió a las necesidades de la época. Entre ellas, la mortandad durante la Segunda Guerra Mundial, que diezmó la población masculina. Wolf pensó entonces que el mejor caballo de Troya para hurgar en los despachos de los altos cargos occidentales establecidos en Bonn, la capital occidental, eran sus oficinistas. Aunque antes, para reclutarlas, sus hombres debían seducirlas. Su perfil: un tipo bien parecido, alrededor de los cuarenta, que despierta confianza y, sobre todo, muestra preocupación por su pareja. Así los describía Herbert Hellenbroich, jefe del Servicio Federal de Inteligencia (BND), el equivalente a la Stasi en la Alemania capitalista.
Al principio, la labor de los agentes era ganarse a las secretarias, hasta convencerlas de que eran fieles e inseparables. Luego ya vendrían las peticiones, o sea, revelar el contenido del material sensible y clasificado que pasaba por sus manos. Los espías solían mentir e incluso actuar bajo bandera falsa, es decir, aseguraban trabajar para los servicios secretos de potencias occidentales, lo que no despertaba recelos. Por ejemplo, Margarethe Lubig, secretaria en el Ministerio de Defensa, fue captada por un espía danés que se hacía pasar por periodista, a quien le facilitó material clasificado con la excusa de que la OTAN estaba ninguneando a su país al privar de información a un Estado miembro.

En realidad, era un actor de la RDA, Roland Gandt, quien la exprimió durante un cuarto de siglo, obteniendo el jugo tanto del cuartel general de la Alianza Atlántica en Fointenebleau como de la delegación alemana en Roma. Lo cuenta Nigel West en Historical Dictionary of Sexspionage, donde subraya que previamente había engañado a su hermana mayor, Marianne Lenzkow, quien ejerció como gancho. El caso ilustra la sofisticación de la puesta en escena: como la católica Margarethe tenía remordimientos y sentía la necesidad de confesarse, la Stasi programó un viaje a Dinamarca para que pudiese purgar sus pecados. Por supuesto, el cura, el jefe y la madre de Gandt eran agentes comunistas, si bien ella se quedó tranquila con la absolución y siguió pasando documentos.
Al borde de la jubilación, se descubrió el petate y estuvo diecinueve meses en libertad condicional, mientras que su hermana falleció antes de poder sentarse en el banquillo del tribunal que la iba a juzgar en Düsseldorf. Gandt la excusó ante el juez, aunque durante años no había tenido escrúpulos. Los espías jugaban con los sentimientos sin importarle las consecuencias, por lo que llegaron a casarse con algunas de sus víctimas en ceremonias auténticas y falsas. Es más, el matrimonio era utilizado como un arma cuando el romeo revelaba o la secretaria descubría su misión o identidad. Como confirmó Herbert Hellenbroich tras dejar el Servicio Federal de Inteligencia (BND), ese chantaje era recurrente: o me pasas información o no hay boda.



Hasta que la detuvieron, Gabriele Kliem tampoco se imaginaba que su novio era un espía de la Stasi. Alto, rubio, ojos azules y físico de profesión: o sea, perfecto para esta traductora e intérprete de la Embajada de Estados Unidos en Bonn, quien lo había dejado recientemente con un profesor de matemáticas. Sin embargo, nada era casualidad: ni su trabajo, ni su planta. El espionaje comunista había tallado a Frank Dietzel con las medidas adecuadas para conquistarla. Primero, un ojeador se fijó en ella. Luego, investigaron su vida privada. Finalmente, el romeo se empotró en su día a día. La primera vez que lo vio fue en un parque de la capital federal en 1977. Ella esperaba por un amigo y allí se presentó Dietzel con una excusa: lo había enviado su colega porque estaba enfermo, pero él mismo se ofrecía a cenar con ella.

Kliem le detalló a la periodista del Guardian Linda Pressly cómo había caído en la trampa: “Bonn era una ciudad muy tranquila. A las traductoras y secretarias no nos invitaban a los actos sociales de carácter oficial. Además, las mujeres casadas nos miraban con recelo. Entonces era casi imposible encontrar un novio y, si lo conseguías, resultaba extremadamente difícil conservarlo. Había demasiados riesgos y mucha competencia”. Wolf, convencido de que podía extraer más información de una secretaria que de varios oficiales, afinó el método. Pressly asegura que sus cartas de amor eran analizadas por psicólogos de la Stasi para jugar con sus sentimientos y hacerle más daño si cabe. “Para ellos fui peor que una rata de laboratorio”, se lamentaba la intérprete, quien después de siete años de relación se cansó de esperar. Lo veía sólo una vez al mes y, tras encontrar a otra persona, dejó al romeo y se casó.

Los espías lo sabían todo sobre sus víctimas, personas vulnerables porque recientemente habían roto con su pareja, sufrido la muerte de un ser querido o carecían de habilidades sociales. Pero no todos eran como Frank Dietzel, quien tenía una esposa en la RDA a la que le enviaba los regalos que le hacía Gabriele: “Las mujeres no buscaban chicos guapos. Lo más importante para ellas era su galantería pasada de moda y que las agasajasen con flores, vinos y cenas. Y, sobre todo, que las escuchasen. Los hombres no suelen hacerlo, por lo que les resultaba muy atractivo. El sexo no era tan importante”, le explicó a Pressly la escritora Marianne Quoirin, que plasmó su investigación sobre los romeos en el libro Agentinnen aus Liebe.

Como Margarethe Lubig o Gabriele Kliem, unas cuarenta mujeres fueron juzgadas por espionaje en la República Federal Alemana, si bien no sé sabe cuántas pasaron información al otro lado del Muro. El agente Gerhard Beier llegó a engañar a cinco funcionarias a un tiempo, algo que no les extrañará si han visto El mismo cielo, Deutschland 83 o The Americans, aunque en este último caso el romeo y la julieta son rusos y trabajan para el KGB. Las series han tomado el testigo del género a las novelas de John Le Carré y, al rebufo de la fiebre del espionaje retro, Rusia ha contraatacado con Adaptation, la otra cara del rublo de Archer o de la propia The Americans.

La ficción, en este caso, no ha superado a la realidad. En el Historical Dictionary of International Intelligence, Nigel West relata cómo Wolf consiguió meter a un topo en la Cancillería de Konrad Adenauer. Su nombre en clave era Félix y se hacía pasar por un vendedor a domicilio de productos de belleza. Así sedujo a una de sus secretarias y obtuvo información hasta que la contrainteligencia comenzó a sospechar de él. Pese a que se vio forzado a salir de escena, sus informes fueron valiosos para captar a una empleada del secretario de Estado Hans Globke. El encargado de seducirla fue una de las estrellas de la estrategia Romeo, Hans Stöhler, un antiguo piloto de la Luftwaffe que se hizo pasar por agente inmobiliario.

Gudrun, nombre en clave de la chica, fue reclutada como espía. Aunque pensaba que trabajaba para el KGB, pasó información hasta que Stöhler enfermó y regresó a su tierra, donde falleció. Antes, el superromeo había captado a Dagmar Kahlig-Scheffler, quien trabajaba en la oficina personal del canciller Helmut Schmidt. Cuando fue detenida y registraron su casa, se encontraron con notas que había tomado su jefe durante una conversación con el premier James Callaghan sobre una discusión con el presidente estadounidense Jimmy Carter.

No obstante, también hubo topos que fueron captados en el exterior y luego se infiltraron en la madriguera. Gabrielle Gast conoció a Karl-Heinz Schneider cuando terminaba su doctorado sobre la Ciudad de Karl Marx [actualmente Chemnitz] y, bajo su guía, se presentó a un puesto en la sede del BND en Pullach. No sólo logró entrar, sino que se convirtió en la especialista en el bloque comunista, hasta que tres años después un desertor la traicionó. Sólo sabía que la Stasi había empotrado a una mujer y que ésta tenía un hijo adoptivo discapacitado, dos datos que fueron suficientes para arrestarla.
La inglesa Helen Anderson entró a trabajar en una base americana en Berlín para robar archivos clasificados de la OTAN para Dietmar Schumacher, quien se hacía pasar por un pacifista llamado Olaf. Y Helge Berger le pasó miles de documentos durante seis años a Peter Krause, protagonista de otra operación de bandera falsa, pues se hacía pasar por un sudafricano que trabajaba para el servicio de inteligencia británico.

Hay muchos más casos, pero valgan estos como ejemplo del programa desarrollado por Markus Wolf, quien reconocía en sus memorias que nunca se habría imaginado lo provechoso que resultaría su plan. “Si paso a la historia, será por haber perfeccionado el uso del sexo en el espionaje”, escribe en El hombre sin rostro, como se le conoció durante dos décadas. “Estaba equivocado”, declaró durante la promoción de sus memorias, ya retirado. "Nadie tiene el derecho a destruir la vida de una persona inocente”. Tardó tanto tiempo en darse cuenta del daño que había causado como los servicios secretos occidentales en ponerle cara.

sábado, 6 de mayo de 2017

Dayme Arocena

Dayme Arocena: Cuba siempre vuelve

JOSÉ MANUEL GÓMEZ
La cantante cubana Dayme Arocena. 
Su segundo disco, 'Cubafonía' es, quizá el lanzamiento de música más impactante vinculado a la isla desde los tiempos de Compay Segundo

Daymé Arocena había vendido todas las entradas en su presentación en el Café Berlín de Madrid con una semana de anticipación. Eso no ocurría con un artista cubano desde los tiempos de Compay Segundo. La cantante estrena su segundo disco Cubafonía, producido por Gilles Peterson el gurú británico de las músicas del mundo, y apadrinada por radio Gladys Palmera.

Daymé es una cantante de jazz y tiene 24 años así que lo primero que asombra no son sus facultades, visibles desde que era niña, sino la amplitud de sus gustos musicales. "Soy de Camarón y de la Buika", me confesó hace dos años cuando presentaba su primer disco y cantaba acompañada por un grupo de músicos de jazz ingleses. Ahora tiene un trío cubano y su música crece en todas las dimensiones. Así que cuando interpreta Valentine, un changüi oriental, aparece en escena el contrabajista Yelsy Heredia que es guantanamero y flamenco para arrebatarse y bailar.

Daymé comenzó rindiendo culto a los santos y expresó lo emocionante que era tocar en esa "sala mítica" para los amantes del jazz latino y el flamenco: "Esta noche toca Alain Pérez, que para nosotros los cubanos es el papá de muchas cosas". El bajista cubano formó parte del grupo de Paco de Lucía y antes de instalarse en España se había dado a conocer en el momento de la explosión de la timba cubana. Daymé aprovechó para comentar su experiencia madrileña: "es como estar en La Habana; todo el mundo grita".

Ha grabado alguna canción de aires pop en inglés pero en seguida le mete un alarido que suena a las divas del soul, cosecha de 1967, año fetén para la causa del soul. Y ahí se alzan voces que dicen "qué lástima que tengan que venir los ingleses, otra vez, a descubrir a los cubanos". Quizá no sea mala idea: en España apenas quedan buscatalentos dispuesto a invertir en música y los ingleses gustan de lavarle la cara a los ritmos vintage: nuevos arreglos para el mambo, para la rumba y para el chachachá.

Dice Gilles Peterson que éste es el nacimiento de una estrella y puede que tenga razón. Dayme recuerda, a ratos, el grito huracanado de Celia Cruz, a la que le tocó vivir una época de gustos refinados. "Celia era un salvaje" recordaba Javier Colina de unos años en la que Celia hacía grabaciones de santería y militaba en las "mulatas de fuego" en el Tropicana a las ordenes musicales de Bebo Valdés.

Resulta improbable que ningún productor pueda dañar el talento de Daymé Arocena y en su concierto madrileño lo demostró en una rumba, a falta de claves utilizó al público para asistir el ritmo endiablado. Finalizó su concierto con El ruso una composición de su primer álbum Nueva era.
Los músicos de Dayme son tan jóvenes y tan superdotados como ella y estuvieron contenidos casi todo el tiempo. Ahora a Daymé la quedan varias vueltas al mundo con presentaciones en Japón y en Estados Unidos donde ya ha conquistado elogios unánimes. Ha prometido volver.

viernes, 28 de abril de 2017

La Pobreza en la Cuba actual

Desigualdad en Cuba: ¿combatiendo la riqueza o la pobreza?


Abril 25, 2017


Desigualdad en Cuba: ¿combatiendo la riqueza o la pobreza? 
Reducir la desigualdad en Cuba requiere medidas de diverso tipo, pero no todas tienen la misma prioridad, ni similar urgencia. Contrario a lo que muchas veces parece asumirse en el debate nacional, reducir la desigualdad en Cuba no consiste, fundamentalmente, en comprimir la riqueza de quienes la tienen, sino en resolver la pobreza de quienes la padecen.

Para que no haya equívocos, no me parece éticamente apropiado que existan en el país personas y grupos sociales con niveles de ingreso y de riqueza 30 veces, o más, superiores al de muchos ciudadanos que son personas calificadas, decentes y trabajadoras; pero el imperativo ético que debe ser priorizado y las acciones de política para respaldarlo deben ser colocados en erradicar las causas de la pobreza y no tanto en aminorar la creación de riqueza que se produce dentro de la ley.
Establecer mecanismos de redistribución acreditados –como los impuestos- que permitan hacer transferencias de unos grupos a otros debe ser, sin duda, parte de las políticas nacionales para alcanzar una sociedad más equitativa. Es un componente para evitar altos niveles de concentración de los ingresos y de la riqueza, pero la prioridad debe colocarse en políticas que favorezcan incrementar el ingreso de quienes hoy son pobres.

La desigualdad siempre es un concepto relativo. En lo económico, se refiere a la diferencia en los niveles de vida entre personas y grupos, como resultado de procesos de distribución de ingresos y de riqueza.

En el mediano y largo plazos, la desigualdad económica pudiera expresarse como desigualdad social –por ejemplo, la re-estratificación social- y también como desigualdad política, por ejemplo, el desencanto de sectores sociales con la política y el resultante vacío participativo que no queda “desocupado”, sino que pudiera beneficiar a otros grupos sociales.

En la práctica, desigualdad y pobreza tienden a existir simultáneamente y están relacionadas entre sí, aunque se trata de dos conceptos distintos. No siempre ocurre de esa manera pues hay países donde existen niveles relativamente altos de desigualdad, pero la pobreza extendida no es significativa. Sin embargo, este no parece ser el caso de Cuba.

La existencia de bienes y servicios públicos de acceso universal (como la salud y la educación) han desempeñado un papel importante en evitar niveles masivos de pobreza y un crecimiento aun mayor de la desigualdad, pero mantener e incluso mejorar esos bienes y servicios públicos no va a reducir, por sí solo, la pobreza y la desigualdad en Cuba.

A pesar de la ausencia de datos oficiales actualizados sobre desigualdad y pobreza  -la última valoración del índice de Gini fue de 0,407 hace casi 20 años atrás y el nivel de pobreza estimado por especialistas es de aproximadamente el 25 por ciento de la población-,  Cuba parece encontrase en una situación donde la reducción de la pobreza y de la desigualdad deben ir de la mano.

Expresado en otros términos: existe pobreza porque determinados grupos sociales han sido colocados en una situación permanente de desigualdad que les impide superar la pobreza. Por esa razón, tratar de reducir la pobreza dependería de la modificación de la condición de desigualdad en la que viven esos grupos sociales.

En un país donde la mayoría de quienes reciben un ingreso son trabajadores asalariados, las causas de la pobreza y de la desigualdad deben ser buscadas en el mercado laboral. Es, esencialmente, un problema de bajos salarios. Dado el peso mayoritario que tiene el sector estatal en el empleo asalariado, es plausible asumir que los bajos salarios estatales parecen ser una causa central de los niveles de desigualdad y de pobreza.

Aunque las llamadas “líneas de pobreza” son una medición insuficiente y controvertida del nivel de pobreza de un país, es, de todas maneras, un dato que hay que tener en consideración. No existe un cálculo oficial de la “canasta básica” en Cuba, pero existen economistas cubanos que han realizado estudios de terreno, que aportan evidencia que, aunque obviamente no puede ser asumida como un reflejo estadístico preciso de la media nacional, permiten tener datos concretos para hacerse una representación de la desigualdad y de la pobreza.

Ese es el caso del estudio realizado en 2015 por la Dra. Blanca Munster basado en una muestra de hogares del Consejo Popular Santa Fe.  En ese estudio, el 96 por ciento de los hogares registraron ingresos per cápita iguales o menores de 420 pesos, en tanto el gasto mensual declarado por cada familia era de 1,955 pesos, de los cuales 1,710 pesos fueron gastos de alimentación.

El dato que debe ser retenido es que se necesitaban cuatro fuentes de ingreso promedio per cápita por cada núcleo familiar, simplemente para comer. Expresado de otra manera: el ingreso per cápita apenas cubría la cuarta parte de los gastos en alimentación de una familia.

Nótese que este tipo de estudios concretos ilustra una realidad que es mucho más compleja que la ilusión que pudieran ofrecer cifras como el salario estatal medio mensual que ha crecido en los últimos años, alcanzando un nivel de 687 pesos en 2015.

Hay un punto importante que debería ser entendido: reducir la pobreza y la desigualdad en Cuba no pasa, esencialmente, por medidas de redistribución social sino por transformar la esfera productiva, especialmente en lo relativo a la distribución primaria del ingreso. Resolver el problema en el sector estatal debería ser una prioridad y una urgencia.

Seguramente pudiera argumentarse que el sector estatal no puede pagar salarios más altos porque debe evitarse una potencial situación inflacionaria que acarrearía más pobreza y más desigualdad. Este es un argumento válido, pero no estoy abordando ahora las disfuncionalidades de una empresa estatal que ni siquiera es capaz de retribuirles a sus empleados el valor del “producto necesario” (valor producido por el trabajador para cubrir sus necesidades).

Estoy discutiendo ahora las causas de la pobreza y de la desigualdad, y la función que desempeña en ambos procesos la existencia de salarios muy bajos. Son discusiones que deben hacerse de manera integrada, pero lo que afirmo es que la pregunta “¿por qué hay pobreza en Cuba?”, tiene una respuesta directa en los bajos salarios y en ingresos asociados, como las jubilaciones.

Es importante entender cómo funciona la pobreza y la desigualdad. Claire Melamed, especialista de OXFAM, ha anotado una cuestión que me parece conveniente adoptar como marco general para abordar temas de desigualdad y de pobreza en Cuba: “Existen dos maneras muy diferentes de pensar en la desigualdad. La primera se enfoca en el rico. La segunda se enfoca en el pobre. La primera es sobre la que más escuchamos hablar. La segunda es la que verdaderamente importa”.

¿Por qué debería importarle –exactamente- a un obrero cubano que unos pocos “ricos” tuviesen más ingresos que muchos trabajadores “pobres”? (una respuesta como esa no es obvia, hay que explicarla);
¿Es que si esos “ricos” fueran despojados de su riqueza, mejoraría realmente ello la situación del trabajador “pobre”? (la redistribución pudiera ser parte de la solución, pero el problema es mucho más complejo)
De nuevo, expreso mi rechazo ético a la concentración de ingresos y riqueza en manos de unos pocos. Simplemente trato de llamar la atención sobre preguntas que me parecen de sentido común.

Resumiendo:

– La reducción de la desigualdad y la pobreza demandan la existencia de empresas –de cualquier tipo de propiedad- que sean capaces de sostener un mercado laboral con un salario medio que tenga, al menos, un nivel de entre tres y cuatro veces el actual, es decir, en el rango de 2,100 a 2,800 pesos mensuales. Crecer económicamente con equidad exige, en Cuba, contar con entidades productivas vigorosas y unidades presupuestadas eficientes que paguen buenos salarios.

– Un objetivo de política económica de esa magnitud probablemente exigiría una transformación más radical y más acelerada que la que parece haberse sugerido oficialmente hasta ahora. La reforma de la empresa estatal y la creación de un marco adecuado para la empresa privada nacional deberían ser dos áreas cruciales, y simultáneamente priorizadas, de la reforma económica. Creo que esta es una percepción compartida; lo interesante es la parsimonia con la que sigue discutiéndose sobre la posibilidad de una nueva ley de empresas y la inacción que se observa respecto a algo que ya ha sido políticamente admitido como política de Estado: la legalización y regulación adecuada de la empresa privada nacional.